lunes, 25 de octubre de 2010

Las forcolas de Penzo

El amigo joan sol me ha comentado cosas muy interesantes sobre los Caboto y sobre Venecia. Un filón. Pero al responderle me he dado cuenta de dos cosas.

La primera es que, si no conoce ya la actividad alrededor de la fabricación de las góndolas, seguro que le interesa conocerla. Y ahí está Gilberto Penzo.

La segunda es que cuando dediqué una entrada a la Venecia marinera, afirmé que la fórcola que tengo en mi casa es de Severio Pastor. Pues no es correcto: es de Gilberto Penzo.

Primero pongo la foto de la tienda de Penzo, y resalto (en recuadro azul) una fórcola como la mía.

[ La bottega con bassa marea ]
[ Fotógrafo: Gilberto Penzo ]

Recuerdo que la fórcola, es un escálamo utilizado en las embarcaciones venecianas. Pero sobre todo reitero mi adoración por este objeto físico que materializa el saber teórico y práctico de miles de marineros, carpinteros y estudiosos venecianos, que han permitido la boga por la laguna veneciana, pero también por los intrincados rios que atraviesan sus principales islas :-)

¡Que gusto cerrar los ojos y recorrer con las manos mi fórcola favorita!

Lo primero es llegar a la tienda.

[ Fuente: Google maps ]

Muy fácil partiendo del Campo San Polo :-) La tienda está en una perpendicular a la calle principal: Calle segonda dei Saoneri. Y en otra perpendicular, el taller (o laboratorio).

Y después a disfrutar de los saberes, maquetas, libros y compañía de Gilberto :-)

- - -

viernes, 22 de octubre de 2010

Los Cabotos venecianos

El otro día tuve la suerte de recalar en una de mis ciudades favoritas: Venecia. Cuanto más la conozco, más me gusta. No hay coches, ni calles. Sólo agua, islas e islas en el interior de islas. Pero de eso hablaré en otra entrada.

Por otra parte, desde que me enteré de que Corto Maltés había fabulado en Venecia, no me separo del libro de sus relatos: la Venecia Secreta. Eso, añadido a una visión marinera, me hizo fijarme en la casa de los Caboto.


[ Casa de los Caboto ]
[ Fuente: La Venecia Secreta de Corto Maltés ]

Sostiene Corto que:
encontraremos una restaurada construcción del siglo V, que se nos presenta como la proa de una nave presta a partir para quién sabe a qué destino. No es ninguna casualidad: se trata de la morada en que vivieron los navegantes Giovanni y Sebastiano Caboto.
No me queda más remedio que comprobarlo en detalle, y dejar constancia.

[ Fotógrafo: naveganteglenan ]

En Panoramio encuentro una vista georreferenciada, que muestra la casa-nave. Con la Vía Garibaldi a estribor, y con los jardines de la Biennale a babor.



Tengo que confesar mi inmensa ignorancia. No conocía a los Caboto. Escucho con atención a Corto.

El padre, Giovanni, al servicio del rey de Inglaterra, trazó una ruta más septentrional que la de Cristobal Colón, que llevó a descubrir Canadá, donde, junto a la bandera inglesa, plantó la enseña de San Marco.
Giovanni Caboto murió al regreso de aquel viaje, pero su hijo Sebastiano, que siempre le había seguido en sus viajes alrededor del mundo, continuó explorando las rutas desconocidas de la América meridional, convirtiéndose en el instaurador del paso hacia el nordeste.

La curiosidad me lleva a surfear por la Wikipedia. Primero Giovanni. Parece ser que no tuvo mucho éxito en España, cuyos reyes ya habían apostado por Colón. Y se fué a Inglaterra, en donde tuvo más suerte, y se le llegó a conocer como John Cabot.

En año 1497 zarpó de Bristol y puso rumbo al noroeste (en lugar de buscar los alísios, allá por las Canarias, como había hecho Colón años antes). Y, el 24 de junio, descubrió Terranova, creyendo haber llegado a Cipango... no pasa nada, Cristobal Colón había creido algo parecido :-)

Parece ser que hay incertidumbre sobre el sitio preciso de su desembarco. Oficialmente llegó a Bonavista, en la misma Terranova... al lado de Saint-Pierre-et-Miquelon. ¿Quién me lo iba a decir :-?

Pero bien podría haber puesto pié en la isla de Cabo Bretón. Muy cerquita de la isla de Sable: ¿Tabarly tras los pasos de Giovanni Caboto?

Vaya, vaya, hasta he descubierto que el amigo navegante tiene un estrecho: Cabot Strait. Entre Terranova y la isla de Cap-Breton. Por cierto, he visto que es una isla por sólo unos kilometritos de agua :-)

La historia del hijo, Sebastián Caboto, tampoco deja indiferente a los navegantes. Eso sí, mucho más variada. Parece ser que, además de comenzar a nevegar, con su padre Giovanni, por los mares del norte, anduvo por Argentina, en donde hay un pueblecito Puerto Gaboto, y hasta estuvo deportado en Orán :-(

Pero lo más curioso es que, en sus últimos años, Sebastián se juntó con Richard Chancellor, en la extraña empresa de llegar a Cipango por el noreste. Quien dice Chancellor dice Cabo Norte. Quien dice Cabo Norte dice Hudson. Quien dice Cabo Norte dice, por qué no, Hurtigruten. Vamos, ¡que el mundo es un pañuelo!


- - -