sábado, 7 de marzo de 2009

Tabarly y la isla de Sable

Sigo leyendo el libro de Tabarly, Victoria en solitario. Ya hace unas semanas que ha dejado Plymouth, el 23 de mayo de 1964. Ha pasado lo suyo, y se lo ha pasado bien. Pero eso hay que leerlo en el libro.


Pero lo que hoy quiero es reproducir su descripción de la Isla de Sable [ googleearth: 43º57'19"N + 59º47'56"W ], cerca de la que pasa en la noche del 13 al 14 de junio.
La isla de Sable, que en las cartas aparece delgada como un hilo, y que tiene de ancho menos de dos millas y veintiuna de largo, es, según dicen, uno de los mayores cementerios de barcos del mundo. La rodean en apretado cordón cerca de doscientos restos de naufragios, y aun en este número sólo figuran los naufragios conocidos. Desde hace un siglo, navíos de todas clases y tamaños han ido a perderse en esta isla, víctimas de las corrientes o de la niebla, inmovilizándose en la arena en dos largas hileras paralelas, a un lado y a otro de la estrecha lengua de tierra, como si ésta se hubiese de pronto levantado en el último instante para separar dos armadas prestas a afrontarse.

Esta isla era, hasta ayer noche, desconocida para mí :-) Pero no para Mi Catálogo. Cuenta que hay 2 faros, el del Extremo Oeste, inactivo desde el 2004, y el del Extremo Este, que emite destellos blancos cada 10 segundos. De este último he encontrado una foto idílica. Por cierto, la isla es de arena. Y de ahí su nombre, ya que, en francés, sable significa arena :-)


[ Sable Island, NS ]
[ Fotógrafo: paul toman ]


Pero Tabarly no hubiese visto eso, sino algo más parecido a esta vista marina :-)


La descripción de Tabarly, al acercarse a la costa americana, me ha hecho buscar cosas sobre los bancos de pesca.
Las tierras se van acercando, o mejor dicho, los bajos fondos. En esta zona, el fondo del mar presenta bruscos y considerables desniveles, especialmente al borde de la plataforma submarina que se extiende a la altura de las costas canadienses, desde Nueva Escocia hasta cabo Cod, la curiosa punta, afilada y arremangada como un anzuelo, que cierra por el Sur la bahía de Boston. El banco George constituye la parte más meridional de esta plataforma, cuyo borde domina hacia el Atlántico una fosa de dos mil a cuatro mil metros de profundidad. Toda la costa oriental de América del Norte está así rodeada de bajos fondos escalonados desde Terranova hasta las proximidades de Nueva York. En la derrota que sigo se suceden, en el límite de las aguas profundas y de Este a Oeste, el gran banco de Terranova, el banco de la isla de Sable y el banco George, que precede al de Nantucket. Estos bancos, a menudo arenosos, aflorando a veces a escasos metros de la superficie (cuatro metros en el centro del banco George, según el Derrotero) y emergiendo aquí y allá en rosarios de pequeños islotes, poco visibles en una mar frecuentemente agitada, disfrutan de siniestra reputación.



Dejo un enlace a la versión inglesa del banco Georges, ya que tiene una magnífica foto de satélite, en la que se adivinan los bancos arenosos.


- - -