lunes, 26 de diciembre de 2011

Corsarios de brea

Este verano he estado en Bretaña. Ya lo he contado. He estado en Saint-Malo, la ciudad corsaria, como me había iluminado Plisson: René Duguay-Trouin, Robert Surcouf, Le Renard, y paro de contar.

Como quien dice, ya estaba preparado para encontrarme con una placa en honor del corsario Duguay-Trouin, y con un ex-voto de su Stella Maris en el interior de la mismísima catedral de Saint-Malo.

[ Corsario René Duguay-Trouin ]
[ Fotógrafo: naveganteglenan ]


Y también para contemplar la estatua del otro corsario, hijo predilecto de Saint-Malo, Surcouf.

[ Corsario Robert Surcouf ]
[ Fotógrafo: naveganteglenan ]


En la misma cornisa, y al mismo nivel que Jacques Cartier, el descubridor de Canadá.

[ Jacques Cartier ]
[ Fotógrafo: naveganteglenan ]


Pero para lo que no estaba preparado es para lo que descubrí en la encantadora isla de Bréhat. La isla está muy cerca de Paimpol, con su base de Glénans :-)

Bréhat es un pequeño paraiso, a marea alta y a marea baja. No tiene coches. Ideal para caminar y perderse en ella, y en sus playas.

No recuerdo muy bien cómo me enteré de que Bréhat también tenía sus corsarios, con sus tumbas en la iglesia del pueblo. Me puse a buscar entre las lápidas del cementerio de la iglesia.


Renuncié a encontrar las tumbas por mí mismo, y empecé a preguntar a diestro y siniestro. Hasta que una isleña me dijo que la acompañase. Pues lo dicho, para mi sorpresa, no dirigió nuestros pasos al cementerio anexo, sino a la entrada de la iglesia.

[ Entrada a la iglesia ]
[ Fotógrafo: naveganteglenan ]


Con una sonrisa señalo hacia una lápida justo en en centro de la entrada. No me lo podía creer:

[ Lápida corsaria de Bréhat ]
[ Fotógrafo: naveganteglenan ]



Allí estaba. No pude leer el nombre del corsario, pero allí se encontraba su bandera favorita :-)


- - -

RAE: brea.

4. f. Mar. Mezcla de brea, pez, sebo y aceite de pescado, que se usa en caliente para calafatear y pintar las maderas y jarcias.

- - -