sábado, 9 de enero de 2010

Singladura de Bangor a Ardglass

Bonita palabra: singladura :-) Viene del verbo singlar (cingler), "navegar, andar la nave con rumbo determinado".

Tengo recuerdos muy precisos de esa mañana del 11 de agosto. Estábamos en el puerto deportivo (marina) de Bangor. Grande, con muchos pantalanes. Paisaje llano, casitas bajas.

[ Bangor ]
[ Fotógrafo: Adri Bízik ]


Día grisáceo y con viento. Recuerdo que surgieron dudas sobre si sería conveniente salir en esas condiciones. Había prisa por llegar a Dun Laoghaire, para devolver el barco, que tenía previsto otro curso del Glenans Irish Sailing Club. Yo llevaba ya casi un mes navegando en todas condiciones, tenía ganas de despedir el curso a lo grande. Estaba amarinado, y tenía mucha confianza en Jonathan, el monitor. Estuvo de acuerdo. Estuvimos de acuerdo. Lo siguiente que recuerdo es la alegría de los preparativos, y la ducha.

He intentado encontrar una foto de local en donde nos duchamos. No estoy seguro. He encontrado una panorámica (que se puede ampliar mucho).


Pero el único edificio que podría albergar los edificios de la marina es el que tiene unas inscripciones que ponen: Coastguard (ampliando mucho). Sería en la planta baja.

[ Bangor Marina ]
[ Fotógrafo: xsphotos ]


Comienza la singladura. De Bangor [ googleearth: 54º40'N + 5º40'W ] hasta Ardglass [ googleearth: 54º16'N + 5º36'W ]. on unas 35 millas, alrededor de 7 horas.



Bitácora del 11 de agosto de 1993

Ducha en la marina novísima de Bangor. Después de compras con Jim. Go, go! Discusiones con la cajera sobre cómo pagar con dinero irlandés...

Salgo a motor de la marina. Hay viento fuerte: 26 nudos y olas. Voy de ceñida/través, disfruando como un enano. Llueve. Sigo a mi taxi. Arribamos un poco. No tenemos cartas detalladas, así que voy por donde va Hero. Menos mal que los veo, dentro de mi miopía. En la boya roja nos ponemos de empopada.


Sin problemas. En el DECCA indica 8 nudos. En el velocímetro, rachas de 27 nudos de viento. Es una pena no ver la popa, porque sopla fuerte, pero no tengo tiempo para entretenerme.

El barco al que seguía Hero da la vuelta a motor. Después de un rato soltamos el 2º rizo. Y tiempo después el . Todo se calma. Pasamos la boya de aguas limpias, y, más tarde, el barco-faro, pero ahí ya no estaba yo en la caña. Ya me había comido los sandwiches, en empopada, y la sopa.

Intento escribir algo del Pilot Book. Jonathan y Jim duermen. Tato a la caña. Yo escribo el Pilot Book sentado en la escalerilla. Al final decidimos pararnos en Ardglass, después de un simulacro de regata.

Focas en el puerto, miles de pesqueros. Pub antes de cenar y después de fish&chips, y de firma de autógrafo a Martin, de la parte de SuperMario Bros.

Dormir temprano, porque mañana habrá navegación nocturna.

- - - fin de la bitácora del 11 de agosto - - -

Lo que más me llama la atención es que, en la anterior bitácora, no cito uno de los más espléndidos recuerdos que tengo de mi vida marina. Y es que ese día, muy probablemente navegando de ceñida o de través, antes de llegar a la baliza roja (unas 4 millas, cerca de una hora), teníamos un viento aparente de unos 35 (27+8) nudos. Por esa zona contemplé (navegando en la mar) lo más parecido a un temporal. Visibilidad prácticamente nula, pero no debido a la niebla, sino a los rociones, de unas olas que no eran muy altas (unos 2 metros). Día gris, espuma blanca. Una gozada poder contarlo. Gracias, Jonathan :-)


- - -