sábado, 29 de marzo de 2008

Puente de Saint-Nazaire

Una de las cosas que me gusta de comentar cada día la correspondiente entrada de Plisson es que descubro, ayudado por las TIC, mini-entornos marítimos. En el caso de hoy es el gigantesco puente que cruza la desembocadura del Loira, a la altura de Saint-Nazaire [ googleearth: 47º17'N + 2º10'W ].

El puente de Saint-Nazaire es un puente atirantado de 3.356 metros longitud, contruido a partir de 1974. Antes, para cruzar el la desembocadura del Loira, había que tomar los transbordadores o ir hasta Nantes, que es donde se situa el puente más cercano. Todavía hoy en día hay que ir hasta el puente de Nantes cuando, por razones de seguridad, se cierra el puente de Saint-Nazaire. Por ejemplo, en caso de fuertes vientos.


El mar, día a día. 29 de marzo.

Saint-Nazaire. Un petrolero abandona la refinería tras haber descargado el combustible.

Ya ha pasado a la historia la época en que los clípers y los barcos de vapor llenaban los puertos de mil aromas cuando descargaban café de América, especias y té de Oriente y algodón y frutas de África. La actual Marina Mercante lo almacena todo en contenedores estandarizados, pudiendo transportar hasta un total de 6.000 contenedores en el caso de los grandes buques. Y, por si no bastara, dispone de toda una serie de cargueros especializados en el transporte de cereales, madera o cemento, con tanques provistos de paredes anticorrosión para el transporte de minerales o productos químicos, cubas a 161°C bajo cero, que mantienen gases como el metano en estado líquido; y también cuenta con paquebotes y petroleros. La marina mercante moderna, que alcanzó su auge en los años sesenta y que actualmente domina el tráfico mundial, es más indispensable que nunca, puesto que el 85% de las mercancías se transporta por mar de un continente a otro. Estos cargueros, muy automatizados para reducir los costes de explotación, realizan la carga y la descarga con mucha rapidez. Los grandes puertos son ahora zonas de paso en las que los buques permanecen el menor tiempo posible, porque resultan mucho más caros en los muelles que en el mar.



- - - fin del día 29 de marzo - - -


Bueno, ya se vé que a Benoît Nacci le ha interesado más el tema de la marina mercante, que la del puente. Al hilo de todo ello hay que resaltar la forma en que las consideraciones económicas priman en los procedimientos de la marina mercante, como es el caso de tener que fondear alejados del puerto para ahorar costes. Y para mayor rabia de los marineros que ven durante días la costa sin poder acceder a ella, como se comenta en el blog de la Amiga Atlántica.



- - -