martes, 26 de febrero de 2008

Bora-Bora

Ya había estado navegando virtualmente por la isla de Bora-Bora [ googleearth: 16º30'S + 151º44'W ], cuando descubrí la cercana isla de Tahaa. Es lo que se agradece, de vez en cuando, en el libro de Plisson. Repite algunos temas (supongo que para amortizar sus viajes :-) y así ya tengo conocida la zona.


El mar, día a día. 26 de febrero.

Polinesia. Un poco antes del tumulto del cielo, los habitantes de la pequeña isla de Bora Bora abandonan sus embarcaciones para ir a tierra firme.

Si Bora Bora se traduce como «nacido el primero» es porque quizá fue la primera de las islas de Polinesia que emergió del mar, hace ya millones de años. Situado a 270 km de Tahití [ googleearth: 17º32'S + 149º35'W ], este macizo montañoso está rodeado por un lago y una barrera de coral. La isla en sí misma no sobrepasa los 40 km2. Esta tierra nació de la actividad volcánica. Al principio debajo del océano, después al aire, el volcán hizo surgir del agua una importante masa de magma que, al enfriarse, se convirtió en isla. Esta fue modelada por la acción de la erosión y después, al pasar el tiempo, conquistada por la vegetación. Lagartos y gecos están aquí en su ambiente, mientras que el aire se ve dominado por las fragatas, golondrinas de mar, petreles y otros alcatraces. En esta región del Pacífico se distinguen las «islas altas» (volcánicas) y las «islas bajas» (coralinas). Las segundas nacen de la desaparición de las primeras. Aunque a veces los ciclones tropicales asolan el sur de Polinesia, las nubes negras que avanzan sobre las aguas turquesa de Bora Bora no son más que pequeñas tormentas sin importancia.


[ From the motu ]

[ Fotógrafo: metalcobra ]


- - - fin del día 26 de febrero - - -


- - -