jueves, 10 de abril de 2008

Arboladura

Arboladura, qué bien suena esta palabra marina. Y también jarcia. Y cofa.

Para celebrarlas he escogido una foto de la arboladura de un barco, con el poético pié de foto que le ha puesto su autora: la cabeza en las nubes.



El mar, día a día. 10 de abril.

Tradición. A bordo de estas viejas damas huele a cáñamo y a brea.

De pie sobre la cubierta a popa del buque, este marino noctámbulo ocupado en una jarcia evoca un vigía encaramado sobre la cofa del palo mayor e inclinado por encima del borde de su nido de urraca para hacerse oír abajo por la tripulación. Responsable de la vigilancia del buque, el vigía de los grandes veleros de antaño, aislado en la arboladura sobre una estrecha plataforma a pleno viento, bamboleado por los bandazos y cabeceos que amplificaba la altura, escrutaba el horizonte al acecho de una vela sospechosa que anunciase piratas o de un relieve oscuro que suscitaba el grito de: «¡Tierra!» A lo largo de las épocas, los instrumentos de navegación modernos, los radares y los GPS han permitido a los marineros encargados de la guardia bajar de su percha. Y otros elementos característicos de los grandes veleros de antaño han desaparecido enteramente de sus descendientes actuales: las toldillas, superestructuras elevadas sobre la popa, están pasadas de moda, y las rodas han perdido sus esbeltos mascarones de proa, elegidos por el armador y destinados a singularizar los buques.



- - - fin del día 10 de abril - - -

Termino con narración y fotos de un ascenso a la cofa de palo mayor.



- - -