miércoles, 30 de abril de 2008

Remolcadores

Me gusta navegar a vela. Sin embargo hay momentos en que esto no es posible, ya sea por falta de viento, o por exceso, o por que las condiciones de maniobrabilidad han desaparecido o están mermadas. En esos casos, es reconfortante la aparición de los remolcadores. Esos barcos pequeños, con gran potencia en sus motores y grandes conocedores de la zona de navegación. Por ello me parece interesante el blog tugster: a waterblog. Habla de tugs, remolcadores en inglés. En Nueva York, presentando, así, su faceta marina. Remorqueur, en francés.

En España, la Entidad Pública Salvamento Marítimo, dispone de 12 remolcadores para cumplir con su misión.


El mar, día a día. 30 de abril.

Mar de Iroise. El remolcador Abeille Flandre patrulla en la isla de Ouessant dispuesto para intervenir en cualquier momento y prevenir, en la medida de lo posible, los desastres del pasado.

Al igual que el Abeille Languedoc, con base en Cherburgo, el Abeille Flandre, fletado en 1979 por la Marina Nacional Francesa (después de la marea negra del Amoco Cadiz), pertenece al equipo « Abeille International». Este pequeño remolcador de alta mar (63m de eslora), de una gran potencia, capaz de arrastrar un petrolero o un portaaviones, utiliza sus 23.000 caballos para realizar operaciones de auxilio cuando hay un barco que tiene dificultades. Cuando el viento supera los 25 nudos, el remolcador sale de Brest y se dirige a la isla de Ouessant, para prevenir cualquier accidente en la autopista marítima más transitada y peligrosa, donde cualquier avería podría resultar mortal, y por la que pasan cada día 850.000 toneladas de petróleo, el equivalente a veinte Erika. El 1 de enero de 2000, el Abeille Flandre llevó a cabo 800 operaciones en alta mar, a la altura de Ouessant. En muchos casos, su labor evitó que se produjera una catástrofe y que se salvara la tripulación. Cuando naufragaron el Erika y el Ievoli Sun, hizo todo lo que estaba en sus manos para evitar lo peor. Fiel perro guardián, el Abeille Flandre está siempre dispuesto a intervenir. Y siempre con éxito.


[ Fotógrafo: premarmed ]


- - - fin del día 30 de abril - - -

La entrada de Plisson ya está obsoleta. El Abeille Flandre ya no vigila en Bretaña sino en el Mediterraneo. Ha sido sustituido por el más moderno Abeille Bourbon, contruido según especificaciones revisadas por las tipulaciones del Abeille Flandre y del Abeille Languedoc, después de más de 20 años de experiencia:

  • posibilidad de albergar a 300 pasajeros
  • sistemas avanzados de lucha contra incendios
  • sistema de lucha contra la polución
  • posibilidad de aterrizaje de helicópteros

- - -