viernes, 25 de abril de 2008

El Raz de Blanchard, la mar en blanco

Hay un régimen de vientos, cuando las gaviotas ya no vuelan y se han posado en el agua o en algún refugio, pero todavía no se ha llegado a la tempestad, en que la mar se vuelve blanquecina. En esta sutíl franja metereológica, una tripulación entrenada puede disfrutar con la navegación a vela. Una tripulación entrenada y prudente. He visto reportajes al respecto. Y algo de eso me ha tocado disfrutar.

El mar, día a día. 25 de abril.

Faro de la Hague. Vigila sobre el Raz de Blanchard, el bien nombrado.

«Nunca antes el Raz de Blanchard había llevado el nombre tan apropiado como ese día: el mar ya no era de color azul, ni verde, ni gris, sino blanco por la espuma». Con estas palabras recuerda el fotógrafo, arrastrado a estos parajes debido a unas severas condiciones meteorológicas un domingo de invierno. El momento en que fueron tomadas estas imágenes, el viento soplaba con fuerza de huracán, a ciento treinta kilómetros a la hora. Los aeropuertos de las proximidades están todos cerrados al tráfico aéreo y obligan al helicóptero a atravesar el canal de la Mancha, para repostar en Inglaterra, y continuar sus tareas. En el faro, a 52 metros de altura, la vidriera que protege la lente de cuatro paneles, y su bombilla halógena de 250 vatios resiste a las rachas de viento que silban en el balcón. Esta torre de granito, construida en 1837, estuvo habitada hasta 1990. Desde entonces, los destellos pálidos de Blanchard han de prescindir de los buenos auspicios de sus guardianes. El faro está teledirigido desde Cherburgo, y tiene un alcance de veintitrés millas, con buen tiempo.


[ Vue de Goury ]

[ Fotógrafo: Pierre M. ]


- - - fin del día 25 de abril - - -

El Faro de la Hague [ googleearth: 49º43'N + 1º57'W ], que algunos llaman faro de Goury, ya que así se llama el pueblo que está en el extremo del cabo del la Hague, también está en el Catálogo, como no podía ser menos :-) Destellos blancos cada 5 segundos, sobre una torre cilíndrica.


- - -