sábado, 13 de diciembre de 2008

Deslizarse con el viento

En francés hay una modalidad de navegación a vela que se denomina la glisse, el deslizamiento. El crucero, la croisière, se suele asociar a los barcos habitables, normalmente con quilla, destinados al viaje. La vela ligera, le dériveur, suele practicarse en barcos más pequeños, no habitables y con un enfoque esencialmente deportivo. Ahí están los 470, los Finn o los Vaurien, que me proporcionaron mis primeras alegrías náuticas. La glisse se refiere tanto a los catamaranes como al windsurf (la plache à voile).

Me gusta la glisse. La idea esencial en disminuir al máximo la superficie de contacto de la embarcación con el agua y obtener una gran potencia con velas grandes (o incluso pequeñas pero con mucho viento :-) Es deslizarse sobre el agua.

Quizás no sean las embarcaciones más marineras, ya que se orientan a la experiencia deportiva de la velocidad. Pero creo que es una práctica náutica muy instructiva.

He navegado bastante en catamarán. Desafortunadamente he hecho poco windsurf. Nunca he asistido a ninguna formación sobre la técnica del windsurf. Con los conocimientos generales de vela, y dos o tres reglas sobre cómo arrancar de través y de orientación del palo para ceñir o arribar, consigo hacer mi ruta. Por supuesto, me gustaría poder hacer un waterstart, pero me temo que será para otra vida marinera :-)


[ Waterstart ]

[ Fotógrafo: pepe.dino ]


Y en cualquier caso es una actividad muy divertida.


El mar, día a día. 13 de diciembre.

Windsurf. El deslizamiento.

Tras salir de la playa subiéndose directamente a la tabla sin drizar la vela (beachstart), bien sujeto con las cinchas de los pies (footstrap), el planchista encadena un bordo de ceñida y un bordo de aleta navegando por la amura de estribor, luego abatirá para preparar una trasluchada. En caso de caída, arrancará desde el agua sin drizar (waterstart). Y después de surfear de espaldas y de cara a la ola (backside y bottom turn) pondrá mucha atención en escorar la tabla a sotavento (contregite) para trasluchar. Verdadero galimatías para los neófitos, el vocabulario utilizado en el windsurf o patín a vela es terrible. Toma palabras prestadas al mundo de la vela, roba otras al lenguaje de los surferos y se vuelve loco por los términos angloamericanos. Es también el único dominio donde la banana no es una fruta, sino que designa la curva del flotador, ni la zanahoria se come, sino que se trata de un elemento del equipo, donde la espátula no es un instrumento, sino que caracteriza la parte delantera del flotador, y donde el twist, término que se refiere a un ajuste de la vela, desde luego no es un baile.


[ Windsurf Menorca ]

[ Fotógrafo: Ivanilluuu ]


- - - fin del día 13 de diciembre - - -

En francés, en un catamarán, faire une banane quiere decir escorar de forma tan exagerada que se navega sobre un patín, a punto de volcar. Ineficaz, pero emocionante :-)


- - -