sábado, 26 de enero de 2008

Monasterio en Skellig Michael

Comentaba que Skellig me había sorprendido... pero todavía hay más. Se puede encontrar en la web una historia de la isla de Skellig [ googleearth: 51º46'57"N + 10º30'36"W ] muy completa.

El mar, día a día. 26 de enero.

Irlanda. Chozas de piedra en la isla de Skellig Michael, antiguos refugios de los monjes, un poco más cerca del mar y del cielo.

En la costa del condado de Kerry, en Irlanda del Sur, se perfila la isla de Skellig Michael [ googleearth: 51º46'57"N + 10º30'36"W ] . Refugios de viejas piedras perfectamente alineadas se dibujan al borde de los acantilados. Su aspecto es el de simples refugios de pastores. Y sin embargo, aunque las dudas subsisten, esta isla alberga en su cima los vestigios de uno de los primeros monasterios de la Cristiandad irlandesa, fundada en el siglo VI.


Trabajo de titanes para esos monjes eremitas que aplanaron las cumbres de la isla e incluso excavaron en la roca fragmentada una escalera sinuosa de más de 500 peldaños... Un verdadero vía crucis que sólo la fe anima a escalar para llegar al monasterio, con los brazos cargados de vituallas (pescado, carne de foca) y de alimento espiritual. A algunas millas, la silueta del pequeño islote Little Skeling aparece a lo lejos. Los barcos no pueden echar el ancla allí. No hay monasterios ni viejas piedras, sólo las aves meditando sobre el mar.


- - - fin del día 26 de enero - - -

Para los navegantes, añado una foto de las 2 Skellig desde la costa para tener mejor perspectiva de su emplazamiento.



La búsqueda de la isla de Skellig en [ flickr: skellig ireland ] tienes miles de fotos :-) Sólo pongo una, la más parecida a la que aparece en el libro de Plisson.


1 comentario:

Anónimo dijo...

Hace unos años estuve en Skellig,hací a mal tiempo, el mar estaba embravecido, era Octubre y casi nadie iba allí...pero cuando lo ves acercarse es imponente, cuando llegas y subes las escaleras te admiras de que la fe de algunas personas fuera tan fuerte como para llevarles a vivir allí, a crear arte allí, en un lugar donde todo son rocas escarpadas, tormentas que yo, ni imagino...merece la pena ir.