sábado, 15 de noviembre de 2008

El leon de su majestad la Rosa

En mi anterior entrada sobre el HMS Rose no se podía ver una visión de conjunto de la fragata sixth-rate, y por lo tanto no se veía su batería de cañones, ni su león de mascarón de proa. Solucionado, especialmente, gracias a la galería de fotos de la Fundación «HM» Rose.


El mar, día a día. 15 de noviembre.

Un tres palos en alta mar. Una ola acaba de golpear de frente la roda de la fragata HMS Rose, que navega a buena marcha bajo un cielo despejado.

El león sonriente en el mascarón de proa del HMS Rose sufre el embate de las olas, mientras que los pasajeros a bordo están a salvo de las salpicaduras.



La ventruda embarcación se escora por la fuerza del viento, mientras las pequeñas aberturas o cañoneras de su casco testimonian la existencia de una doble hilera de baterías, un total de 24 cañones que en otros tiempos le servían para escoltar a buques más vulnerables. Bajo un cielo despejado, la bonita fragata navega a toda vela por un mar ligeramente rizado. La HMS Rose navega amurada a babor, y eso significa que el viento viene de la izquierda del buque si uno se sitúa en popa y mirando hacia proa. Con una eslora de 50 metros y un desplazamiento cercano a las 500 toneladas, este buque del siglo XVIII no es el más imponente de todos, si lo comparamos con otros como el Belem, pero su velamen y su nivel de restauración general lo convierten en un velero perfectamente funcional que navega a buen ritmo.



- - - fin del día 15 de noviembre - - -


- - -