jueves, 20 de noviembre de 2008

Warao, la gente de las canoas

El el pasado mes de julio ya había contado algo sobre los indios warao, en el Orinoco. La entrada de la Wikipedia tiene una interesante etimología, tanto sobre el Orinoco (wiri, donde se rema, noko, lugar de residencia), como sobre warao: wa (canoa) y arao (gente, pueblo).

Hoy prefiero enlazar con conoa, ese bote, pequeña embarcación o barco, que da la salida a sus hermanos mayores: buques. ¿Y en qué tramo se encuentran mis adoradas góndolas? Pues entre los botes a remos :-)



El mar, día a día. 20 de noviembre.

Entre el río y el bosque, en la desembocadura del Orinoco, una familia warao rema en medio de la corriente.

Vivir juntos en el agua, en el agua dulce y fangosa de uno de los grandes ríos de América Latina. Ésta es la costumbre de los indios warao. Unos 20.000 siguen subsistiendo en el dédalo de canales, bosque y pantanos que forma el delta del Orinoco. Este territorio anfibio tiene más de 30.000 km2, el equivalente a la superficie de Bélgica. El Orinoco, de dos mil kilómetros de largo, drena una cuenca de 950.000 km2, una de las grandes del continente. En su desembocadura, las aguas contienen tanto limo que la tierra gana cerca de cincuenta metros al Atlántico cada año. Más al norte, en el lago Maracaibo, los indios caribeños y los arawak viven en cabañas construidas sobre pilares. Cuando los conquistadores españoles descubrieron estos pueblos lacustres llamaron a esta región Venezuela, la pequeña Venecia.



- - - fin del día 20 de noviembre - - -

Vaya sorpresa: Venezuela, Little Venice. No lo sabía, no lo sabía :-)

Termino con un enlace a otra imagen de Raphael Bick Travel Photography que muestra la versión moderna de los warao, con sus lanchas.


- - -