jueves, 27 de noviembre de 2008

Carril de entrada a Saint Guenole

Bueno, como sobre tempestades en Saint-Guénolé ya tengo alguna cosa comentada, y hasta tengo localizado un vídeo de tempestades bretonas, que termina en los alrededores de Saint-Guénolé, la punta de Penmarc'h, hoy elijo unas bonitas imágenes de entrada de pesqueros al puerto.

Pero antes voy a mostrar otra imagen, llena de marcas laterales (alguna participaría en una de mis primeras búsquedas de alineamientos), y que, además, muestra al fondo al impresionante faro de Eckmühl.




El mar, día a día. 27 de noviembre.

Mal tiempo. Tanto de día como de noche, los patrones de pesca tienen que encontrar, entre los escollos, el canal del puerto de amarre.

Esta pequeña barca de pesca es zarandeada por el mar mientras regresa con la marca entrante al puerto de Saint-Guénolé, en el Finistère sur. Tiene la silueta característica del bou, una embarcación muy frecuente entre las que componen las flotas de pesca industrial y artesanal. La popa de este bou es plana e inclinada y está provista de unas puertas. Esta instalación permite maniobrar la trama, una gran red de forma cónica que los pescadores arrastran entre dos aguas o por el fondo, manteniéndola abierta por medio de pértigas. La traína se echa al agua por la popa del barco y una vez llena se sube a bordo por el mismo sitio. Estas redes, verdaderos embudos de malla -las más grandes de las cuales tienen una abertura de unos 150 m de diámetro-, son remolcadas por los bous de todos los países y con ellas se realizan más de la mitad de las capturas mundiales. El hecho de que las traínas sean mucho menos selectivas y más destructivas que otro tipo de redes -que se colocan perpendicularmente a la superficie del mar y en las que los peces se quedan enganchados-, es motivo de frecuentes controversias sobre su utilización.



- - - fin del día 27 de noviembre - - -


- - -