lunes, 24 de noviembre de 2008

El archipielago de los Glenan y Glenans

Si bien mi pasión por la vela no comenzó en el archipiélago de Glénan [ googleearth: 51º48'N + 8º20'W ], es cierto que en una de sus islas, Drenec, ha sido en donde he comenzado a aprender a navegar.

En estas casas he vivido y pasado muy buenos momentos... y mucho frio húmedo.


Pero ha sido en esa rampa, que se ve al fondo a la derecha, en donde he conocido lo que es una embarcación, un Vaurien y un Hobie Cat 16, lo que pesan y lo que es protegerlos contra vientos de cerca de 50 nudos. Y lo que es una tripulación. Sí, la escuela de vela de Glénans (en plural :-) me ha enseñado muchas cosas.

Pero volviendo a lo que interesa. Para empezar vuelvo a poner la carta de navegación del lagon.

[ Archipiélago de Glénan, con su lagon en el centro ]

Se pueden localizar todas las islas. Drenec, en el medio a la izquierda, entre Saint Nicolas y la isla del Loc'h. La foto aérea tiene una perspectiva nornoroeste (unos 300º): en primer plano, Cigogne, al fondo a la izquierda, Drenec, y al fondo a la derecha, primero Bananec y detrás Saint Nicolas.


Bueno, es un lugar paradisíaco. Parece el Caribe, es verdad. Espero que en el Caribe el agua no esté tan fría :-)


El mar, día a día. 24 de noviembre.

Las islas de Glénan. Primeros bordos en medio de reflejos esmeralda.

Los barcos de vela ligera (deriveurs) parecen flotar entre las Seychelles y el Caribe. Pero lo que les empuja por estas islas de Glénan es la ligera brisa del sur de Bretaña. Protegidas del oleaje exterior, las aguas cristalinas de este archipiélago permiten la iniciación, sin prisas, en los deportes náuticos. Los submarinistas, los surfistas y los alumnos de la escuela de vela de las islas Glénan se dan cita aquí cada temporada. Aquí los alumnos aprenden, desde hace casi cincuenta años, los rudimentos de la navegación a vela en unas condiciones ideales. La fama de la escuela, convertida en una institución, se ha extendido de Irlanda al Mediterráneo y ha formado a más de 200.000 personas. Muchos navegantes han bruñido sus armas bajo el mando de sus monitores y de los patrones cuya reputación ha dado la vuelta a Europa. El Curso de Glénan, del que se han realizado seis ediciones y se han vendido 600.000 ejemplares desde 1961, se puede encontrar en la mayoría de las bibliotecas de a bordo.



[ Fotógrafo: les Glénans ]

- - - fin del día 24 de noviembre - - -


- - -