lunes, 29 de septiembre de 2008

La goleta Oosterschelde

Nunca te acostarás sin que Plisson te haya contado algo novedoso sobre grandes veleros :-)


El mar, día a día. 29 de septiembre.

Loira. La goleta Oosterschelde navega por el Loira y deja a babor la torre de plomo del pueblo de Couëron.

Con sus 50 metros de eslora y sus 3,20 m de calado, el Oosterschelde se aventura prudentemente por las aguas poco profundas del río francés más largo. Construido en 1918, este velero holandés transportó numerosas mercancías: ladrillos, arenques salados, cereales, legumbres, paja o bananas, hasta 1939, fecha de su compra por los daneses. En 1992 por fin fue restaurado y quedó tal y como había salido del astillero. Los arquitectos le quitaron las instalaciones que lo habían desfigurado, y se encaminó hacia sus nuevas funciones. Desde entonces hace cruceros alrededor del mundo para una clientela afortunada.


[ oosterschelde ]

[ Fotógrafo: PeterKvG ]


Remontando el Loira el velero se encuentra, no con una chimenea, ni un faro, sino con la torre de plomo de Couëron [ googleearth: 47º13'N + 1º43'W ]. Fue construida a finales del siglo XIX. Allí se fabricaban municiones, esas pequeñas balas esféricas de plomo destinadas a los fusiles. El plomo fundido se encauzaba en forma líquida y se vertía gota a gota. Al caer se solidificaba. Bastaba entonces con recoger las bolitas metálicas del suelo y cargarlas en los fusiles. El velero Oosterschelde prosigue su ruta, impasible. Jamás estuvo armado con un solo cañón.



- - - fin del día 29 de septiembre - - -


- - -