viernes, 26 de septiembre de 2008

Ostras en Oleron

La isla de Oléron [ googleearth: 45º53'N + 1º11'W ] se encuentra a unas 8 millas al sur de la preciosa isla de Ré. Sobre todo en puertecito de su capital: Saint-Matin-de-Ré. Habíamos salido de Gijón, en un RM-600 de unos 40 pies, y llegamos 3 días y 4 noches después a la isla de Ré. Ya habían construido el puente, como en otras islas atlánticas. Creo que también tengo un cuaderno de bitácora. Algún día lo contaré.

Pero no atracamos en Olerón. Ya íbamos con prisa hacia el archipélago de Glénan.


El mar, día a día. 26 de septiembre.

Barcos de color terroso y bivalvos de aguas claras.

Para conseguir las ostras de Oléron, el Atlántico y las barcas ostrícolas toman el mismo color terroso y similar matiz opaco. Aquí, en estas aguas tan ricas, crece una de las mejores ostras del mundo. Debido a una curiosa alquimia de la naturaleza, estos bivalvos, reyes de las mesas más refinadas, tienen una carne limpia, tierna y de un color azul característico. Estos tesoros nacidos aquí reciben el nombre de «ostra fina de clara» u «ostra clara». Sólo en este departamento de Charente-Maritime se producen cada año cuarenta mil toneladas de ostras -centenares de miles de docenas. De las 3.500 hectáreas de la primera región ostrícola de Francia, 2.500 pertenecen a la cuenca Marennes-Oléron. Más de 4.000 personas se afanan alrededor de los viveros que la bajamar deja al descubierto. Todo un mundo de barcos y artesanos al servicio de este animal misterioso que allende se cultiva por sus perlas.


[ Oléron ]

[ Fotógrafo: LLudo ]


- - - fin del día 26 de septiembre - - -


He encontrado estas fotos de pesqueros antiguos, que aunque no son de Oléron sino de Cancale, forman parte de un albúm de fotos de este arte antiguo.





- - -

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Avui he estat en una demostracio gastronomica, en un lloc amb una gran hosteleria La Cerdanya, mig francesa, mig catalana. Hi havia ostres de marennes oleron, i he alucinat. Quin gran producte!
felicito els seus productors, i el seu mar. Sere un client fidel, i la cita d´aquesta nit, a Puigcerda, al molt bon Hotel Villa Paulina, un cinc estrelles, espero que els doni un gran rendiment. Almenys sera aixi per la meva part. Avui, les ostres d´aquesta regio, han fet un gran pas, i les vendre, i consumire, amb fidelitat. Gracies, frança, per treballar tant be. Catalunya us enveja...

naveganteglenan dijo...

Hola anónimo. Como comentaba en mi post, no pude recalar en la isla de Oleron, ni probar sus ostras :-(

Sin embargo, sí que tuve la suerte de comer unos chicharros fritos, recién pescados. Un manjar :-)