martes, 30 de septiembre de 2008

Isla de Skye

Escocia es una tierra y un mar espectaculares. Para los viandantes y para los navegantes. Así la recordaba de aquella primera visita en el 93, y así la he vuelto a contemplar este verano. Cualquier isla, cualquier highland. Así, al azar, pondré una foto del Loch Dunvegan [ googleearth: 57º26'N + 6º35'W ], en la isla de Skye, y al lado del castillo del mismo nombre. Eso sí, en el mes de agosto suele llover un día de cada tres, y otro está nublado :-)



El mar, día a día. 30 de septiembre.

Un país de llanuras donde las aguas dulces y saladas se mezclan hasta el infinito.

Escocia es una pradera litoral, calada como un encaje, con colinas por doquier que proporcionan un respiro a las llanuras, y el resto, lochs, fiordos, ríos y cascadas: un país de agua. En efecto, Escocia es una gran esponja con 30.000 lagos y 5.000 cursos de agua, rodeada por una costa muy recortada. Esta pequeña tierra del norte de Inglaterra cuenta con más de 10.000 kilómetros de litoral por menos de 80.000 kilómetros cuadrados de superficie, comprendidos peñascos e islotes. Su geografia marearía al más paciente de los cartógrafos, y en algunas partes hay que seguir la línea de la costa con el dedo para separar el «continente» de una de las Hébridas interiores. Los pájaros no se equivocan. Son más numerosos que los hombres en este territorio híbrido y desértico. En efecto, cada primavera anidan allí seis millones de aves marinas (para 5,3 millones de habitantes) y decenas de miles de aves migratorias se posan todos los años durante sus migraciones entre África y el Gran Norte.


[ Loch Dunvegan, en la isla de Skye ]

[ Fotógrafo: naveganteglenan ]

- - - fin del día 30 de septiembre - - -


- - -