jueves, 22 de mayo de 2008

Estelas

Caminante, no hay camino, sino estelas en la mar. Antonio Machado.


El mar, día a día. 22 de mayo.

Estela. Durante décadas, la corona inglesa prohibió la pesca en las costas irlandesas. Actualmente, esta actividad constituye una fuente de exportación a Francia y España.

Desde que el hombre puso el pie en una playa y fijó su mirada en esta inconmensurable e insondable superficie líquida, tuvo sentimientos contradictorios respecto al mar. Los motivos que le empujaron a lanzarse a él resultan dificiles de comprender, porque en ellos existe una tentación imbuida de rechazo y una fascinación que se mezcla con el temor. Sin embargo, el hombre tenía que atreverse a navegar en el agua, a trazar una primera estela, aunque fuera tímida y efimera, para satisfacer finalmente este irreprimible deseo de conocerlo. Entre el III y el II milenio a.C., los maoríes se aventuraron en piragua en el cambiante universo del Pacífico, mientras los egipcios empujaban la primera embarcación entre las olas del Mediterráneo. Les siguieron pueblos de navegantes eméritos (fenicios, cartagineses, romanos, vikingos) y, más tarde, en el siglo XV, las carabelas llevaron a cabo los grandes periplos de exploración europeos en todos los mares del globo. Fueron necesarios muchos años de navegación para que otros como Cristóbal Colón, Vasco de Gama y Magallanes recorrieran en todos los sentidos el desconocido líquido que, poco a poco, desveló su rostro.



- - - fin del día 22 de mayo - - -


- - -