viernes, 30 de mayo de 2008

Regata, Regatta, Régate

Pues sí, lo dice claro el Diccionario de la Real Academia Española.
regata. (Cf. it. regatta). 1. f. Competición deportiva en la que un grupo de embarcaciones de la misma clase, a vela, motor o remo, deben recorrer un itinerario preestablecido en el menor tiempo posible.
Pero la Wikipedia, abunda en otros idiomas: Regata (español), Regatta (inglés), Régate (francés), Regata (italiano), entre los que puedo entender (con paciencia :-). Pero también en otros menos inteligibles para mí, como Regatto (esperanto) o Estropadak (euskera). Curiosamente todavía no hay entrada en catalán (aunque el amigo joan sol podría subsanar este defecto :-), ni en gallego, aunque el diccionario galego de construcción naval la define como:
regata f. Competición deportiva de velocidade entre embarcacións, onde un grupo de barcos da mesma clase (vela ou remo xeralmente) deben facer un percorrido.
Todo estas definiciones para tratar de expresar esa emoción y tensión que rodea a los barcos y a sus tripulantes durante la competición. Que continuen las regatas, y nosotros disfrutando con ellas :-)


El mar, día a día. 30 de mayo.

Regata. Luz y sombra sobre la flota de spinnakers de la Ouest-France, el fin de semana de Pascua. Desde hace 25 años, más de quinientos barcos y sus tripulaciones se dan cita en La Trinidad para la gran celebración de la vela popular.

Procedente de la palabra italiana «regata», que significa competición, este término designa una competición reglamentada en la que se enfrentan varios veleros en un recorrido preciso, delimitado por boyas o accidentes geográficos. El entusiasmo del público por el espectáculo de las regatas crece continuamente. Este hecho lo han comprendido los medios de comunicación, que se han apresurado a retransmitir con entusiasmo estas numerosas citas entre el viento, el deporte y el mar. Al placer que siente la tripulación al domesticar el viento con las velas le responde el eco de los espectadores. Éstos disfrutan con los spinnakers que han convertido el mar en una pradera primaveral donde el viento en popa agita mil flores desplegadas. El «espi», una gran vela de proa, confeccionada con un tejido muy ligero y que se iza cuando los vientos son portantes, esconde en su apariencia bonachona un carácter sombrío. Cualquier maniobra con el «espi» es muy delicada y debe realizarse con una gran precisión, no permitiéndose ni el más pequeño de los fallos. Pero una vez controlada su furia, ¡qué resultados se consiguen!



- - - fin del día 30 de mayo - - -


- - -