jueves, 8 de mayo de 2008

Vuela, la Copa del America

Hay mucha información en la web sobre la Copa del América. Hasta se puede encontrar en mi blog una palabra clave copa_del_america, que recomiendo leer :-) De todas formas, tenemos la suerte de seguir pudiendo acceder a la web de la 32 edición, celebrada en Valencia. Y a pinceladas oficiales sobre la preparación de la próxima celebración.

Hay que bucear por estos litorales. Por ejemplo, en temas históricos. O por una red semántica de la Copa del América. Y, quizás pagando, a la reproducción de las regatas.


El mar, día a día. 8 de mayo.

Clase América. Otra dimensión de la vela.

Las reglas de la Copa del América se han modificado varias veces en el curso de su larga y épica historia, el algodón de las velas se eclipsó ante el tejido sintético, los cascos se hicieron afilados, la tecnología modificó el aspecto mientras que a bordo se impusieron las técnicas y la informática. Lejos de alterar el entusiasmo que suscita este acontecimiento internacional de la vela, estos cambios renuevan el placer en cada edición, y la pericia de las tripulaciones trabaja junto con las innovaciones tecnológicas para ofrecer un espectáculo siempre actualizado. Los Clase América que han sucedido a los 12M JI son también un 20 % más largos, un 33 % más ligeros y sobre todo con un 66 % más de lona que sus predecesores. El público no tiene más que admirar el espectáculo ofrecido por la precisión aritmética de las maniobras que permiten desplegar en algunos segundos un spinnaker caprichoso de 500 m2, y por los arabescos de un tripulante, graciosa bailarina atrapada en el corazón de esa amapola desmesurada, todavía arrugada.


- - - fin del día 8 de mayo - - -

Hace poco he estado en Nueva York y no he podido resistir a la tentación de ir a la sede del Club que albergó durante muchos años la Copa del América, y de fotografiarme con la placa que informa sobre el evento.


El New York Yacth Club se alberga en un edificio en el centro de Manhattan. No está a orillas de las rías que rodean esta isla. Quizás por ello, para compensarlo, el edificio imita la popa de un barco, para recordar la mar.



- - -