domingo, 4 de mayo de 2008

La bahía y abadía del Monte Saint Michel

Hace poco ya contaba algo sobre el Mont Saint Michel. Hoy sólo añado una bonita foto del monte con su abadía, todo ello duplicado durante la marea baja.

El mar, día a día. 4 de mayo.

Paseo por la bahía del Mont-Saint-Michel, entre arenas y nubes.

El campanario de la abadía sirve desde el siglo XI como punto de referencia para los barcos y de reunión para los peregrinos, pero el arcángel dorado que corona su punta se instaló en 1897. El Mont-Saint-Michel, la «Maravilla de Occidente», se yergue en un islote granítico rodeado de arena que un dique artificial une a la costa. La bahía, limitada al oeste por la punta de Grouin (Bretaña) y al este por el puerto de Granville (Normandía), acumula recuerdos. Con 14 metros de diferencia entre la marea baja y la alta, la amplitud de marea es de las mayores de toda Francia. Al retirarse, La Mancha descubre bancos de arena que se extienden hasta 15 kilómetros de la orilla, y constituyen un auténtico paraíso para los amantes de los berberechos, almejas y navajas. La leyenda asegura que la marea entra «a la velocidad de un caballo al galope». Por excesiva que nos parezca la imagen, las corrientes que acompañan la marea entrante siguen siendo temibles, y más de un imprudente se ha visto sorprendido por ellas.



[ Fotógrafo: babinet ]

- - - fin del día 4 de mayo - - -


- - -