martes, 17 de junio de 2008

Salto de gigantes a la isla de Arran

Territorios desconocidos. No conozco ninguno de esos pedazos de tierra pegados al mar, que utilizaban los gigantes irlandeses en sus vacaciones. Ni la Giant's Causeway, del lado irlandés, aunque lo busqué con mi mirada poco aguda navegando a algunas millas de la costa norirlandesa, ni la isla de Arran [ googleearth: 55º30'N + 5º20'W ], en Escocia. Otra vez será.


El mar, día a día. 17 de junio.

Isla de Arran. En esta isla, situada en la desembocadura del río Clyde, se condensan todos los ambientes de Escocia.

Al oeste de Escocia, el amanecer se aleja de Arran llevándose con él los misterios de esta isla verde y ventosa donde los titanes de la Calzada de los Gigantes, del otro lado del canal del Norte, venían a disfrutar de una playa con unos granos de arena desmesurados. Una vez entrado el día, vuelven estos guijarros que el mar ha hecho rodar y redondearse desde hace milenios. La ribera, donde convergen los materiales terrestres y las fuerzas erosivas del mar, se modifica continuamente. Aquí se erige un acantilado, allí, se desmorona una duna. El perfil familiar de la costa sólo es inmutable a escala del breve tiempo humano. A lo largo de las eras geológicas puede recular o avanzar varios centenares de kilómetros. El nivel de los océanos también fluctúa. Así, por ejemplo, ascendió 120 m al final de la última era glaciar, hace unos 7.000 años. En 1991 fue descubierta la cueva Cosquer cerca de Marsella, a 37 m de profundidad. En sus paredes había pinturas rupestres realizadas hace más de 19.000 años, cuando la entrada de la cueva se hallaba emergida.


[ drumadoon bay ]

[ Fotógrafo: flyingdutchman ]


- - - fin del día 17 de junio - - -


- - -