domingo, 1 de junio de 2008

Valencia por la 33 Copa del América

Parece ser que el Alinghi , bueno, la Société Nautique de Genève, está más cerca de conseguir que la 33ª edición de la Copa del América se celebre en el 2009. En ese caso, las aguas de Valencia aumentan su probabilidad de ser la sede de esa final.

Marc Pajot, el navegante que ya ha defendido varias veces la participación francesa, parece ser que lo volverá a intentar en la próxima edición.



El mar, día a día. 1 de junio.

Australia. La Copa del América del año 1987 presenció la participación por vez primera de Marc Pajot y su French Kiss. Desde entonces, el estanque de Perth consta como el más fotogénico de la historia de la Copa del América.

Después de un siglo y medio de celebración continuada, interrumpida exclusivamente por la guerras mundiales, el trofeo más antiguo del mundo se jugó por 31ª vez en febrero del 2003, en Auckland, bajo el auspicio de Nueva Zelanda. El majestuoso golfo de Hauraki, un escenario digno de este evento planetario de la vela, acogió las regatas. Una vez más, la fiebre de la Copa del América se adueñó de los espíritus, movilizando todas las energías y ocasionando los gastos más increíbles. La Copa del América, asunto de egos y orgullos nacionales, suscita una rivalidad encarnizada y sin precedentes. Los participantes gastan decenas de millones de dólares con el objetivo de poder colocar un Clase América en la línea de salida. Hoy como ayer, la ambición por la Copa es motivo para consagrar verdaderas fortunas a la construcción de los barcos campeones, diseñados por los mejores arquitectos en los más prestigiosos astilleros y maniobrados por las mejores tripulaciones: la regata de todos los superlativos, incluido el de la más bella.



- - - fin del día 1 de junio - - -

El French Kiss se hace de rogar :-) No he conseguido una foto de ese barco participante en la regata de la Copa del América. Habrá que conformarse con la foto del paso por la boya de barlovento del Alinghi en la última edición celebrada en Valencia. Se saborea la tensión. Todo preparado para lanzar el spi, sin un segundo de retraso, con precisión.



- - -