lunes, 9 de junio de 2008

Naufragio

Palabra terrible para los navegantes: naufragio. Y las causas pueden ser muchas. Ya sean las malas condiciones metereológicas, a menudo sumadas a averías. Ya sea la ignorancia o las imprudencias, como fué el caso del Maria Assumpta, que comentaba joan sol. Mejor no tener que contar nada al respecto.


El mar, día a día. 9 de junio.

Infortunio marítimo. Las consecuencias de una estima errónea. Las dudas ayudan a prevenir riesgos.

Para no acabar como este pecio herrumbroso y dislocado, se impone una regla de prudencia consistente en dudar de la posición y volver a calcularla con nuevos elementos. Con el mar y el viento, lo aparente no siempre es cierto y valen más tres verificaciones que una sola. La duda siempre es preferible a la negligencia y el descuido. Para navegar no bastan las aproximaciones; también es imprescindible respetar el reglamento, tener en cuenta las previsiones meteorológicas y comprobar los equipos de seguridad. Los progresos técnicos proporcionan una información meteorológica más fiable, un contacto por radio y unas operaciones de salvamento más seguras, pero esto no impide que el mar siga cobrándose un elevado tributo: cada semana naufragan dos grandes buques de 300 toneladas, como promedio.



- - - fin del día 9 de junio - - -


- - -