viernes, 6 de junio de 2008

Clase America

Cuando sostengo que las TIC nos ayudan a los amantes de la mar me estoy refiriendo a Google, GoogleEarth, Panoramio, Flickr y a los portales de georreferenciación, como MapTech y otros, o a los portales de temática marina, como mi Catálogo de faros. O los GPS para todos nosotros. Pero también está la tecnología industrial de componentes náuticos e infraestructura informática de diseño y ayuda a la construcción de veleros. De eso se trata hoy.



El mar, día a día. 6 de junio.

Clase América. Al prestigioso 12M JI sucedió en 1990 una nueva visión de la Copa del América. Con los Clase América, las tripulaciones han debido aprender de nuevo a dominar superficies de vela monumentales.

Para los Clase América, queda un largo camino antes de llegar a situarse al lado de los demás aspirantes en la línea de salida de las pruebas eliminatorias de la Copa del América. El proyecto de construcción de una Clase América, cuyo presupuesto pudiera llegar a 40 millones de euros, une a un colectivo de expertos entre los mejores mundiales de su clase. Especialistas de la dinámica de fluidos, arquitectos navales, diseñadores, todo un ramillete de expertos trabaja en el proyecto, experimenta con decenas de maquetas, da los últimos retoques al molde de carbono retenido, medita sobre las pruebas en dársena y en el túnel aerodinámico, concibe piezas altamente específicas y asegura un seguimiento minucioso de la futura bestia de carreras, preocupado en cada instante por la exigencia de que no haya defectos. Después de varios meses de astilleros, un Clase América rutilante de una veintena de metros de eslora sale al fin del hangar para iniciar en seguida los meses de entrenamiento que le esperan. No existen más que una decena de astilleros en el mundo capaces de crear un Clase América.


[ GBR52 - Valencia ]

[ Fotógrafo: neveganteglenan ]


- - - fin del día 6 de junio - - -

La 32ª edición de la Copa del América se celebró en aguas de Valencia. Oportunidad única para disfrutarlo desde cerca. Pero como todos los deportes lo mejor es hacerlos, porque verlos es mejor desde la televisión. Dicho y hecho. El lunes 14 de mayo de 2007, en que competían el Luna Rossa y el BMW Oracle, me embarqué en este precioso IACC Clase América. El GBR52, reparado el Kiel y que entrenaba aficionados en Valencia. Ni que decir tiene que fue un verdadero placer. Se ponía a 10 nudos con poco viento y a todo trapo. Nos falto competir :-)


- - -