jueves, 14 de agosto de 2008

Delfin en la Punta de los Poulains

De Belle-Île ya he dicho muchas cosas, quizás me ha quedado una: ¡qué ganas tengo de volver a nevegar por esas aguas!


El mar, día a día. 14 de agosto.

El día se acaba. Un delfín saluda a las Poulains.

Su respiración regular se oye desde lejos y, si se tiende la oreja, con el motor apagado, se puede oír el canto de los delfines. Éste ha desviado su rumbo para saludar al barco. Hace algunas apariciones por la roda, para mirar al humano apostado sobre el balcón de proa. El día llega a su fin. Dos mundos se encuentran. Navegando a lo largo de las costas de Bretaña, se tiene el placer de cruzarse con cuatro especies de delfines, varios tipos de cetáceos y algunas colonias de focas. El delfin común o Delphinus delphis, es la especie más extendida. De unos dos metros de largo, este mamífero marino frecuenta poco las orillas continentales; prefiere la alta mar. Roza la baliza «Poulain Nord», en Belle-Île, pero se mantiene a distancia del continente. En aguas bretonas también pueden verse delfín mular (Tursiops truncatus), delfín listado (Stenella coeruleoalba), el calderón gris (Grampus griseus) y algunas marsopas.



- - - fin del día 14 de agosto - - -


- - -