lunes, 18 de agosto de 2008

Gaviota, Larus argentatus

Sobre las gaviotas no tengo gran cosa que decir, salvo que me maravillan cuando vuelan cerca de los acantilados, con fuerza 5. Doctores tiene la iglesia :-)


El mar, día a día. 18 de agosto.

La gaviota argéntea. Una mirada de fuego para un pico de acero.

La gaviota argéntea es una de las aves marinas más frecuentes de las costas europeas y tiene una envergadura de un metro sesenta y sesenta centímetros desde el suelo hasta la cruz. Antes de conseguir la librea blanca y gris característica, los pollos e individuos inmaduros de gaviota poseen un plumaje moteado castaño de camuflaje, que mantienen hasta la edad de casi cuatro años. A pesar de que los pollos enseguida alcanzan la talla adulta, éstos continúan mendigando comida a sus padres mediante la estimulación de un punto rojo que sus progenitores poseen sobre el pico; el efecto reflejo es la regurgitación de la comida, que los «pequeños» reciben encantados. Si bien es cierto que algunas especies de animales sufren ante la presencia humana, éste no es el caso de estas aves oportunistas. Desde el corazón de la ciudad a los acantilados más salvajes, las gaviotas se apropian de los mejores lugares y desplazan a otras especies de gaviotas más frágiles, con las que suele confundirse. El auténtico señor es el gavión, más grande y de alas negras, que impone su voluntad sobre toda la colonia voladora. Con todo, esta última especie es menos hábil que su prima la gaviota argéntea.



- - - fin del día 18 de agosto - - -


- - -