viernes, 15 de agosto de 2008

Izar velas

Bonita foto de aparejo de velas, aunque me imagino que es una faena bastante complicada. Aunque no tanto como aquella realizada al grito de "largad la escandalosa", gritado en la película El mundo en sus manos, de Raoul Walsh, según comenta la revista Barlovento, y que vágamente me recuerda mi memoria peliculera.


El mar, día a día. 15 de agosto.

Izar trapo. La vela se levanta como si fuera un telón y descubre el azul del cielo de un día clemente.

El número de tripulantes de estos veleros era muy elevado, ya que debían realizarse maniobras desde la proa hasta el palo de mesana (el palo posterior de un velero de tres palos). Hoy en día, otra tripulación se ocupa de devolverle su esplendor a este glorioso velero del pasado, repitiendo de forma idéntica los esfuerzos de sus antepasados. El objetivo que mueve a estos marinos modernos es, desde luego, un pulso contra el tiempo; la única misión y voluntad, prolongar la vida de estos viejos ingenios del mar, sin pensar jamás en lo costoso de la tarea. Así, una de las maniobras más exigentes en la navegación consiste en izar las velas, según el lenguaje de los marinos, cargar las velas. La cargadera es un sistema de cabos que permite izar y plegar la velas sobre sus vergas, unas barras de madera dispuestas horizontalmente sobre palo. Con las velas plegadas, a poca marcha, este tres palos ya está preparado para atracar en ese puerto acogedor, a sólo a unos pies de distancia.



- - - fin del día 15 de agosto - - -


- - -