domingo, 31 de agosto de 2008

Pescar desde casa

No soy especialmente aficionado a la pesca, pero siento curiosidad por todo lo acuático. No obstante, hoy Plisson me ha sorprendido con esta nueva modalidad de pesca casera. Que hable Plisson.


El mar, día a día. 31 de agosto.

Un pescador atrapado en los encajes de la «señorita» de Aquitania.

Estas «señoritas» de los ríos, las desembocaduras y las costas de Aquitania tienen mucho encanto. Como si fueran cabañas que se sostienen en un equilibrio inestable sobre sus frágiles patas, estas chabolas inclinadas en el vacío y sus minuciosos pescadores van de Vendée a Médoc. Siguen usando el carrelet, una de las redes de pesca más apreciadas. Montado en un marco de madera de castaño de tres metros de lado, antiguamente se utilizaba desde un barco y luego una doris llevaba el pescado hasta la barca. Más tarde, a los pescadores les pareció más cómodo construir unas cabañas en el agua e instalar allí juego de poleas. Desde entonces, a las angulas, los mújoles, las anguilas y las gambas les resulta muy difícil escapar de emboscada de red de eficacia comprobada. Los pescadores lo saben perfectamente y por eso no dudan en negociar con los que poseen los mejores carrelets, cuyos derechos de uso se venden muy caros.



- - - fin del día 31 de agosto - - -


- - -