viernes, 17 de octubre de 2008

Playas neozelandesas desiertas

Siguiendo la recomendación del amigo Plisson, he estado navegando por la costa occidental de la isla más norteña de Nueva Zelanda. Hay muchísimas playas, algunas jalonadas con acantilados. Muchas olas y muchos surfistas. No he visto muchos veleros. Pero, en general, parecen desiertas. En cualquier caso, merece la pena visitarlas.



El mar, día a día. 17 de octubre.

Nueva Zelanda. Olas que rompen en la costa brava. Las nubes hacen una pequeña pausa en tierra antes de proseguir su ruta a través del océano.

En un país que cuenta con 13 veces más ovejas que habitantes, resulta inútil precisar que la naturaleza es más bien verdearte. Estos pacíficos mamíferos rumiantes se localizan esencialmente en la vertiente occidental de la isla del Norte, la región más poblada con diferencia. El clima húmedo engendrado por las nubes perpetuas (los maoríes llaman a su isla «el país de la larga nube blanca») permiten que Nueva Zelanda esté siempre verde. Así, ciertas zonas del oeste tienen un récord de pluviosidad anual de 7 metros de agua sobre más de 300 días lluviosos: uno de los lugares más regados del planeta. No sólo las ovejas pueblan estas islas, en sus bosques también hay Keas, un ave singular, que habita en las regiones montañosas de la isla del Sur, con un pico de rapaz y una gran audacia. Se dice que las keas no temen a los humanos. Por el contrario, el kiwi es nocturno y evita al hombre. Sin embargo, los neozelandeses están muy orgullosos de este capricho de la naturaleza: el de un pájaro incapaz de volar.


[ raglan by the sea ]

[ Fotógrafo: norry.aj ]


- - - fin del día 17 de octubre - - -


- - -

2 comentarios:

Laurus nobilis dijo...

Como já disse... hei-de lá ir!!!

naveganteglenan dijo...

Hola laurus nobilis. Yo tambien espero poder ir, a navegar, a Nueva Zelanda. A ver si coincidimos en las
antípodas
.
Hasta pronto.