domingo, 19 de octubre de 2008

Planos Gilles Ollier

Aunque mi bautizo como navegante fue en un velero de treinta y tantos pies, mi aprendizaje fue en barcos de vela ligera y en catamarán. Quizás por eso siempre he seguido de cerca la evolución de los catamaranes y trimaranes que participan en las regatas oceánicas.

Ya he contado mi fascinación por el desarrollo del primer Trofeo Jules Verne, ganado por Bruno Peyron y su equipo. Lo ganaron con un catamarán llamado, en ese momento, Commodore Explorer, construido en 1993 con un diseño de Gilles Ollier, en sus propios astilleros, Multiplast.


Es un catamarán que proviene de la evolución de la saga Jet Services, especialmente del quinto. Posteriormente se ha llamado Explorer (que utilizó Bruno Peyron para promocionar The Race) y creo que, en estos días, se llama Warta polpharma.

En el año 2000, el Gilles Ollier Design Team, diseña el Innovation Explorer, catamarán de 108 pies, llamado anteriormente Code One. Con este multicasco, Loïc Peyron (hermano pequeño de Bruno) queda el segundo en la primera edición de la The Race.

Más tarde, el Innovation Explorer cambia varias veces de nombre. Con el nombre de Orange, Bruno Peyron, en 2002, vuelve a batir el record Jules Verne. En el 2003 pasa a llamarse Kingfisher, a manos de la regatista de altura Ellen MacArthur. En estos días se llama Gitana 13, y es patroneado por Lionel Lemonchois, compañero de Loïc en el Gitana Team.



El mar, día a día. 19 de octubre.

El Code One se entrena. El maxi catamarán, preparado para «The Race», navega a la última luz de la tarde.

Cuarenta y cinco nudos, es la velocidad máxima alcanzada por el Code One. Desde su salida de los astilleros Multiplast, en Vannes, este gigante de los mares ha recorrido muchos lugares. Rebautizado Innovation Explorer para su participación en «The Race», este monstruo de regatas engulle millas a un ritmo vertiginoso. Con una eslora de 32 metros, 18 metros de manga, un mástil de 44 metros y un desplazamiento de 20 toneladas, describe una ecuación que, a la vista está, permite ir muy rápido sobre el agua. Hoy en día, en términos de velocidad, los maxi catamaranes son serios competidores del Yellow Pages, un prototipo elaborado sobre el principio de la «hidroala» y que detenta el récord de velocidad a vela desde 1993 con sus 46,5 nudos. A esta luz de última hora de la tarde, el Code One realiza unos bordos en la bahía de Quiberon, lugar destacado de la vela en Francia, donde no es nada raro que los windsurfistas intenten medirse con estos ingenios majestuosos.



- - - fin del día 19 de octubre - - -


- - -