jueves, 10 de julio de 2008

Mar lisa y llana

Sí, también hay veces en que la mar se parece más a un plato llano, a un espejo, que a ese entorno llamativo y temible que, a veces, nos hace pensar en lo oportuno que puede ser su compañía. Desgraciadamente, me acabo de enterar del hundimiento de la goleta Thopaga, en aguas cercanas a la punta de Penmarc'h, de camino al encuentro de Brest'08. Pero así es la mar.


El mar, día a día. 10 de julio.

Racha. Vuelo sobre un cormorán al atardecer.

Esto es lo que ven las aves marinas que planean indolentemente en la brisa del océano. Con esta mirada, el cormorán escudriña la superficie del mar, acechando en los reflejos de la racha el destello plateado del pez sobre el que caerá en picado. Porque el gran cormorán, como todas las aves marinas, es un excelente pescador. Su gran capacidad de retener la respiración le permite perseguir a sus presas bajo el agua durante más de dos minutos y descender para capturarlas a varias decenas de metros de profundidad. En Asia, los pescadores han logrado domesticar a algunos cormoranes y de este modo aprovechan la capacidad de esta enorme ave (80 cm de envergadura) y plumaje negro fuliginoso. Cuando el cormorán asoma a la superficie tras la inmersión, el pescador tira rápidamente de la cuerda con lo que lo mantiene atado hasta hacerse con el botín que el ave acaba de conseguir: un pez que se agita vigorosamente entre su pico... previamente el pescador ha colocado un lazo en el cuello del ave para impedir que esta devore a su presa.


[ El vuelo del Cormoran ]

[ Fotógrafo: funyansfr ]


- - - fin del día 10 de julio - - -


- - -