jueves, 3 de julio de 2008

Palmeras dominicanas

Mar, palmeras, playa, agua templadita, seguro que música caribeña y mojitos. Otra forma de disfrutar del mar. O al menos eso parece en esa playa en la costa sur de la República Dominicana [ googleearth: 18º26'N + 69º37'W ].


El mar, día a día. 3 de julio.

Mar de plata y «farniente». El día pasa lentamente en el bulevar de Santo Domingo.

Todas las tardes el paseo marítimo de Santo Domingo se anima. Algunos grupos se instalan bajo las palmeras, la música, el baile y sonrisas con acentos españoles se desatan sobre el Mar de las Antillas. Esta ceremonia de la alegría de vivir se eterniza cada noche hasta las dos o las tres de la madrugada. Algunas guitarras salen de los coches y las parejas se contonean al ritmo de los merengues. En la isla de La Española, esta gigante del Caribe abordada por Cristóbal Colón en 1492, tanto las caras como la cultura son una herencia de los conquistadores europeos y de los esclavos africanos. Los arawaks, aborígenes de Haití, fueron diezmados por los españoles que hicieron de esta tierra fértil, dotada de reservas de níquel, oro y plata, su primera colonia del Nuevo Mundo. Desde 1697 esta vecina de Cuba y Puerto Rico se escindió en dos partes: Haití y la República Dominicana, que durante mucho tiempo fue francesa hasta conseguir la independencia en 1844.


[ playa boca chica ]

[ Fotógrafo: andrea coli72 ]


- - - fin del día 3 de julio - - -


- - -